10 OCT.

2019

Renta variable , Oncología , ISR , Temas

El Premio Nobel de Medicina premia la lucha contra el cáncer

Todos los organismos necesitan oxígeno para transformar la comida ingerida en energía. Nuestros cuerpos pueden adaptarse a niveles de oxígeno cambiantes: cuando disminuye la concentración de oxígeno en la atmósfera (por ejemplo a gran altitud), los mecanismos internos aseguran una distribución adecuada de oxígeno a todas las partes del cuerpo que presentan alguna dificultad. La pieza clave de este mecanismo es el Factor Inducible por Hipoxia (HIF por sus siglas en inglés), que se encarga de que aumente la producción de glóbulos rojos y también de que las células pasen al modo supervivencia y estimulen, en su caso, la formación de vasos sanguíneos. Sin embargo, en perjuicio nuestro, las células cancerígenas pueden utilizar esta maquinaria perfectamente regulada para garantizar un metabolismo más eficiente y proliferar allí donde hay menores niveles de oxígeno, como puede ser dentro del tumor sólido.

Los galardonados por el premio Nobel de este año –Villiam Kaelin, del Instituto de Cáncer Dana-Farber y la Escuela de Medicina de Harvard, Peter Ratcliffe, de la Universidad de Oxford, y Gregg Semanza, de la Universidad Johns Hopkins– han descifrado el mecanismo molecular del sensor de oxígeno HIF y sus implicaciones potenciales en el cáncer. Gracias a su trabajo, ya es posible aprovechar uno de los procesos fundamentales de la naturaleza para tratar el cáncer, lo que genera interés entre grandes y pequeñas farmacéuticas. Peloton Therapeutics trabaja en un fármaco contra el cáncer de riñón orientado a este mecanismo. Esta empresa privada con sede en Dallas fue adquirida por Merck & Co el pasado mes de mayo por un total de 2.200 millones USD, justo antes de la oferta pública inicial prevista.

Por segundo año consecutivo, el Premio Nobel de Medicina recae en investigadores  cuyas aportaciones son útiles en el campo de la oncología. El año pasado, los laureados fueron James Allison y Tasuku Honjo por su trabajo sobre los inhibidores de punto de control, que han cambiado el paradigma del tratamiento del cáncer a nivel mundial.

Esperemos que la investigación continúe por esta senda y contribuya sobre todo al desarrollo de nuevas armas tecnológicas más efectivas y precisas para garantizar que el cáncer sea una enfermedad con la que todo el mundo pueda vivir. 

 

Disclaimer

Las acciones mencionadas en esta información se mencionan solo con fines ilustrativos.
Este documento no constituye un informe de inversiones, tal como se define en el artículo 36, párrafo 1, de la regolamento delegato (UE) 2017/565.