23 OCT.

2018

Asset Class , Green Metals , SRI

El cobalto: el nuevo «blood diamond»

Un transporte más sostenible es un transporte eléctrico con energía libre de carbono. Entre los principales componentes del coche «verde», la batería es fundamental. Las más utilizadas en la actualidad son las baterías de litio, compuestas por varios metales, entre ellos el cobalto, ideal para el núcleo por su efecto estabilizador. Pero aparte de  sus cualidades intrínsecas, el cobalto no es el «más limpio» de su categoría.

Actualmente, el 30 % del cobalto producido se utiliza en las baterías de litio. El 70 % restante está destinado a la producción de ciertos catalizadores y aleaciones de acero.

El cobalto, por su efecto estabilizador y su capacidad de evitar el riesgo de explosión en las baterías de litio, es un elemento central en la optimización de la fórmula mágica para perfeccionar todos los elementos que determinan el rendimiento general de una batería. Su principal desventaja radica en su precio y la volatilidad de este, ambos estrechamente ligados a la dificultad de acceso a este recurso y al riesgo político de los países en los que se encuentra. En efecto, más de la mitad de la producción de cobalto se concentra en la República Democrática del Congo (RDC), un país señalado recientemente por sospechas de violaciones de los derechos humanos relacionadas con la cadena de producción de este metal. Según las acusaciones de varias ONG, entre ellas Amnistía Internacional, la mayor parte del cobalto que se extrae en la RDC proviene de minas artesanales en las que trabajan niños (algunos de ellos menores de tres años) en condiciones peligrosas. Una vez que el cobalto ha sido comprado a los pequeños cavadores de las minas artesanales, las empresas involucradas hacen transitar el mineral por Sudáfrica y Tanzania a través de varias empresas para «blanquearlo».

Frente a la volatilidad de los precios, una de las soluciones que se deben considerar es el reciclaje del cobalto, lo que podría reducir la presión que pesa sobre el precio y evitar el riesgo de ser cómplice de violaciones de los derechos humanos en la RDC. Algunas empresas están buscando soluciones para extraer este metal mediante el reciclaje de baterías. De esta forma podría obtenerse hasta el 10 % del cobalto que se necesita en el sector automotor. El sector del reciclaje está en plena expansión y seguramente será una de las soluciones principales cuando los vehículos eléctricos que se encuentran actualmente en el mercado lleguen al final de su vida útil.

Umicore es una empresa clave en este contexto. Esta compañía, líder en la producción de convertidores catalíticos y en el reciclaje de MGP (metales del grupo del platino), se sitúa a medio camino entre las tecnologías utilizadas en los motores de combustión interna (los MGP para los convertidores catalíticos) y las tecnologías del futuro (los cátodos para las baterías de litio NMC). Su visión a largo plazo y su capacidad de adaptarse a las exigencias del sector la convierten en una empresa fundamental desde el punto de vista de la ISR. Su política en materia de gestión del riesgo relacionado con los derechos humanos en el aprovisionamiento del cobalto en RDC es un elemento esencial que nos confirma la solidez de su modelo de negocio.